miércoles, 20 de julio de 2016

La corneja de las plumas verdes.

En los árboles cantan los escorpiones
trinos de aceite
con acento ronco de madera.

Y en su melodía
de guillo, tina sube la araña con pulpos y tacto.

Es el mundo de la extrañeza
de vaciar cuencos, de reciclar bolsas,
de quitar el hipo
con un trago de agua
1
2
3
4
5
6
7
y respirar al cabo de siete segundos.

Parece que anuncian lluvia
y se visten de mechero los montes crematorios
para salir victoriosa
de todas
d
e
t
o
d
a
s
las habitaciones de mi pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario