jueves, 28 de julio de 2016

Deja que el verbo respire, y deja que la poesía penetre en tu narrativa, estimado.

El poeta, estimado, hace de las hortalizas
un buen mejunje
y él no puede en su estructura
hacer bases sólidas
porque lo más probable cuando usted la pise
será nube, niebla, aire de boca.
en yustaposición a la prosa, el pilar
que tantas cátedras de mar
sostienen..

En la masilla y el sudor
el poeta trabaja como Sisifo en una gasolinera,
cena hormigas
y se peina con una concha que lleva pequeños agujeros
capaces de ser pendientes, en mujeres 
de cola de pescado.

Es así, mi mundo cariño, en magia voy bregando
entre oleajes y nada es lo que parece.

Existen monstruos latiendo en noches de insomnio
y somos los seguidores de lo que para muchos se considera locura,
pero, de toda esta ficción
libre o presa de verso,
mi lengua hurgando,
mi mano asida,
mi ojo hilado al suyo,
es verdadera,
no sé, estimado,
decir estrella, manto, cobre o cordura,
no soy,  la prosa en donde el verbo,
la sintaxis, no van haciendo cabriolas
en un molde que combate las deformidades.

Somos entes irreales
fumando un cigarrillo.

Calma, ira, yodo, aleta, arrecife y sol.

Mi mundo in urbanizable.
Intenta amarlo y llegarás a mi corazón.


Náyades o sirenas- Waterhouse

No hay comentarios:

Publicar un comentario