miércoles, 8 de junio de 2016

Sin título o la migración de las mariposas barbillas.

Las cortinas no pueden volar del peso de las palabras ácaras
y en pequeños rincones
el tumulto textil
se antoja como monjes de un paisaje refletacto.

Recuerdo que al principio la urticaria
manifestada, del compromiso al miedo
de salir de una zona de.

Y entre paredes la trepanación en hierbas anómalas,
creciendo verdes
con la clorofila de las piscinas.

Cepa vidagrícola
en estímulo de canciones de muslos
en el verano que ha arrimado el amol
de una noche 
que fui a dormir abrigada de líquenes
y desperté del suero con manga corta y sandalias.

Hago muchas preguntas, la curiosidad es mi Valium número cinco,
y  te sorprendes porque soy incoherente
al preguntar la existencia de la relación.

Como si fuésemos la frase de una lápida 
mientras abrazo tu espalda de lunares 
con el giro postal traducido en un sonido de alteración orquesta
y la barbilla-mariposa atrapas 
mirando ala a los ojos 
contestas retórico

-Si usted es infiel, lo dirá, si es infiel, nos lo dirá.


No hay comentarios:

Publicar un comentario