martes, 21 de junio de 2016

La salida del paraíso a mano izquierda.

En equinoccio de luna eres hombre de tierra
el dique que acontece en nivel
quinina de mi salvia
la tempestad contenida en bocas
que trazan nuestros huesos
en una sola calavera, de verso a lengua,
de ojo azul a marrón limo,
con mi cuerpo entero que os pertenece
del este vil mar enloquecido
destructor de naos, que creía que el amor
como el placer debía ser pirata.

Hombre de peso, de plomo base, de manos
de cucharas que recogen
la abertura espora y el cierre del eje.

Y me embiste tu piedra,
y me enciende en vela
con los galeones que están siendo con la demolición
para convertirse en nidos.

En pecho, en ánfora
te siento y te alejas,
te alejas y te preciso
dedal de mi dedo,
orificio de agua en hilo
de deshechos de muñecos de trapo,
de alcoba capaz de hacer
que pasen las horas
devorando la fruta,
rapaz de engarce a la suma inteligencia.

En sacrificio,
mis piernas se agarran a las tuyas,
y nuestros amaneceres con aroma a brea,
con la manzana de mis calles colocada en estrategia,
para que muerdas, para que muerdas.

Expulsados del paraíso.
"Mis tres gatas mirando el mar por primera vez"

45x30 cm (8 de junio de 2016)


Creación de Ricardo Ranz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario