domingo, 26 de junio de 2016

La añoranza del árbol a su fruto.

¿De qué se trata?

De semillas resueltas, de envolturas malolientes en sequía estrofa.

¿De qué?
Vainas, bocas sin dientes,
cápsulas de abertura hostil
que han expulsado su grano.

Tú no sabías absolutamente nada,
del campo corporal en barbecho,
del sufrimiento y de tanta habichuela germinado infamia.

Me colgaron el letrero
y tú continuaste la flecha,
como un autómata sin ruedas.

Escenificando la versión porno de Blade Runner
porque yo, no era ella
y no sé tocar el piano.

No soy más que un robot y tú ahora te dedicas
al cultivo biológico de la palabra.
Perdida la simiente, con gajos estrábicos
nos miro y siempre las cáscaras, del centeno
bullen nuestra
mala
semilla,
la semilla del día blogspot.

Al fin y al cabo,
quién fue el desperdicio o la fertilidad,
entre tanto agonizo.

Y cada jornada es un cómputo menos
para la eternidad.

¿Quién perdió la tesitura?
¿Quién fue de los dos?

Porque yo no me escondo
detrás de la tercera persona
del plural.

Soy en el ojo la paja.



No hay comentarios:

Publicar un comentario