lunes, 9 de mayo de 2016

Desajustes de paralelos del corazón.

Dedicado a las personas que arriesgan su vida por el bien al prójimo.


En Chiapas, las mujeres quebran su figura
con el tornero del árbol
pagando con un refresco 
a la partera que amasa el vientre
con caricias de alondra.

¿Cuántos kilómetros hasta el bebedor de agua?

Un aparato para medir el satélite-barriga
y una frazada con el dolor de la tierra
en la abertura del camino mexicano
son el mayor tesoro.

Creo que el amor
dialoga en ese extraño lenguaje
de la sangre hervida en cuenco
del niño venido a un mundo
de pequeño hematoma
frente a la electricidad de su futuro.

En Chiapas, 
he visto a una niña de cuerpo de lana
en prenda entre los brazos de la corteza.

pero, aquí corremos relojes
zumbando moscas en círculos cromáticos,
de analgésico
evitando mirar las heridas,
no sabemos nacer el día
y lo que para unos es en otros resplandece.

Como un pulpo en una piscina
los hombres en país desconocido
pernoctan dentro de las camas vaginas.

¿Qué relativa la naturaleza humana?

¿Cuántas semillas entre las piedras?

Los siete errores
de habitar con zuecos,
en la credulidad que existe la esperanza
y que hasta este poema
recuerda el llanto del recién nacido.

Hacer el bien
es hacer amor.



al

No hay comentarios:

Publicar un comentario