domingo, 13 de marzo de 2016

Testimonios y reflexión.

Esta semana han sucedido actos entrelazados con motivo del día de la mujer, de los cuales he sido partícipe en algunos de ellos, haciendo que esta semana mis viajes a Valencia, fuesen muy habituales. La verdad, en cuanto a derechos, hemos avanzado poco, observando impotente una participación mayoritaria de mujeres, cuando estos actos pretenden ser voces de personas, porque antes que una parte, me siento ser humano. Siempre es un honor ser requerida para que mis poemas de tiritera vayan de un lado a otro, en nómada constancia y testimonio de pasajes algunos en carne con sal y otros más oníricos. En un país que en este momento con la población viviendo sitiada en una aletargamiento, que no es de un determinado sexo, sino de estamentos que pertenecen a diferentes pilares tan importantes como la sanidad, la educación, y el trabajo que mueven la economía de cualquier país. Tal vez Europa ya ha entrado en una fase de decadencia, que EEUU mira desde la lejanía con nostalgia porque nuestra historia de monarcas e imperios le importa más bien poco, lo que atrae es la materia prima, los recursos naturales y las fronteras de los territorios que si que pueden desestabilizar la economía más que por su fe por sus atrincheramientos de guerra nuclear, química y tecnológica espacial, nanotecnología, etc. Es una vergüenza que hablemos de derechos cuando una parte de este continente está siendo exterminada ante la impasividad de todos, preocupados más por la longitud de nuestra nariz a la cara, que por el hermanamiento global, porque llegará un punto que no será una ciudad sino el planeta entero el que adolecerá con este sistema económico obsoleto y destructivo que atrinchera bajo la leve caricia sensual de las redes sociales a hacer las revoluciones con la silla metida en el culo. Me da pena ver morir al exiliado, que aún carezcamos de gobierno y sólo nos importen las fiestas de pandereta y que de nada sirvió 1789, porque la Edad Media sonríe más que nunca.
Mujeres con voz, Barcelona.

Huellas de mujer, Valencia.

6º Grito de mujer, Es cabanyal.
 Grit

No hay comentarios:

Publicar un comentario