jueves, 24 de marzo de 2016

Autopsia.

Despertar
abierta en canal por el pico pájaro,
con las vísceras como alga pulular dentro de un acuario.

Con todo expuesto a la descomposición orgánica
me he trastocado en bosque
y mi sangre fontanal
en regatas de verde
y gelatina.

Con una brecha de cuchillo
a la luz de la mañana
dando de comer con mi propia carne a los gorriones,
con los insectos olfateando las gardenias
y las arañas sin sus espinas.

Vergel humano.

Esta mañana observé mi propia muerte.
Y era bosque.



No hay comentarios:

Publicar un comentario