miércoles, 13 de enero de 2016

Una habitación con vistas (Para ti Woolf)

Como un sarpullido de escarlata
te prodigas por la piel deTroya,
moteada letra
que te atreves a escribir tos,  
de poema,
de matriz con arrastre.

Tú, que fuiste en la hoguera de Torquemada
una flor roja,
de ancestros de pueblo 
con los miembros comidos por las anacondas.

Que fuiste médico,
científico,
pintor,
astrónomo y sangre derramada por todos los bulos.

Mofeta, hiena
de lengua cortada
por reclamar derecho,
celta herbívora, que no sierpe
que llevaste la bandera a la luna.

¿Dónde reposa el resto de poeta?
¿Dónde se hiere la cura
la devoción personificada
del grito de antes de parir?


Llevo las marcas de la Edad Media,
del renacimiento molecular
de la raíz de la mandrágora
que escribió su propia Odisea.

Llave parca.
Alumbra infiernos.

Mujer, al fin y al rabo de gata,
soldada de hierro
aventura proscrita.


Una mujer con una piedra 
y Goliat,
una piedra, 
pequeño planeta de Venus.

(Os honro, vascas, ibicencas y mallorquinas porque sois mi origen de alumbramientos)


No hay comentarios:

Publicar un comentario