lunes, 4 de enero de 2016

Ibis

Cada peldaño que he subido
ha sido por credibilidad materna
no importa desde hace
como se observa sobre la azotea
la cigüeña y su escoba.

Todo lo hago
en esa tara de aprendizaje
éxtasis
o ronda de uva
gajo a pepita
de sentir esta noche
la ilusión novia
de hacer algo desde la honradez sémola.
De silencios de morsa
de un amor que ha rechazado a dos hombres esta semana
y que se ve niña fea
y que sólo se salva
tras la careta del poema.

No puedo olvidar
en un siglo. Será la pero de con
de dejar que vuelva
con tiempo.
Con muchísimo tiempo.

De algo habrá servido quererte
y necesito
muchas tiritas
para besar otros labios.

Paciente árbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario