lunes, 21 de diciembre de 2015

Pequeños pasos rítmicos del corazón.

Fue en Benimaclet (Café Cronopio) en una tarde llena de fogatas anímicas donde nos reunimos diferentes poetas con un denominador común, la denuncia social y el espíritu combativo. Será que ahora más que nunca la voz femenina en la poesía, que por imperativos sociales-culturales, de educación e intereses políticos y jerárquicos hizo que quedara relegada en el silencio de sus labores. Renace en formato de sirenas que no necesitan apresar a Ulises, sino ser independientes con piernas de carne y hueso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario