martes, 29 de diciembre de 2015

Instrucciones de lavado.

Instrucciones de lavado.

Las premisas son las siguientes:

Lava con cuidado las prendas íntimas,
porque a tu pesar esta mi carne adherida a ella.

Con el agua ultramar tibia
competirá  la uña de  la avaricia-carcoma
y tal vez le aconsejo el remojo clorhídrico
para exterminar el óleo menstrual
con que marqué tu atril de mono.

Purga tu boca,
aplica insecticida a  cada una de las mantas
que se arropan en los huesos,
en exposición conjunta
de talleres de coches, 
de guitarra sin cuerda.

Un pelo de mi cráneo aún anudado a tu alfombra.
Y la última palabra 
acordeón será
en esa estancia nave
sólo hasta el mes de marzo.

Qué más da
ser mujer adúltera o amante fidedigna
si la esponja empuja sobre el muro
todos los cobaltos posibles
en esta sed de Edipo.

En aseo de las sábanas fotógrafas
junto con la toalla café que seque los senos
que han tocado los míos.

Echa sal a este conjuro.
Porque sé que por mucho corazón
en cubeta de casquería
tienes que callar mi nombre
cuando te vendes como siempre.

Y ahora tiende la ropa,
con el perfume de la poderosa bruja.

Vagina más.
Vagina menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario