domingo, 8 de noviembre de 2015

Malta sociedad (Paternidad)

Cuando nació su segundo hijo
se fue a su suegra encolerizado y le gritó:

Estará contenta, quería un nieto pelirrojo.
Y ahí lo tiene.

La parturienta con los puntos 
bordó
sus apellidos.

Él se negó,
porque no era suyo
y no era cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario