domingo, 8 de noviembre de 2015

Malta sociedad (Educación)

Un día fui al cine
con mis hijas.
Era un film americano
duraba
exactamente dos horas
y cinco minutos.

Las escenas de cama
duraban
dos horas
y el resto cinco minutos.

Mis hijas estaban tranquilas
y yo avergonzada.

Me alegré
que ellas
no estuvieran bajo el yugo de la represión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario