domingo, 25 de octubre de 2015

Dehesa bahía.

Él desnuda
toda la capacidad.
Decapita la letra para que los verbos:
Ablar, acer, abilitar, ornear,
desalmados corran
como pavos sin cabeza.

Hermética del suelo
recojo las prendas,
visto con prisas
colocando la ropa interior
en el cesto de su boca
entonces, en los retablos de bueyes:
horo, hamo, habrazo, holvido...
y con la vergüenza
tapó con mis manos
la aureola, el descampado de Venus.

Pues, un amor
de hombre de pié
y mujer de rodillas
se merece todas
las haches del mundo.

Vherhdhad Ahmhohr mhího.
Como un amor sin puerta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario