domingo, 25 de octubre de 2015

Antítesis.

Apóstrofe fue la desdicha
el venerar sobre la mejorana
que nacieran de entre las ingles
anémonas
de cables mal cortados.

Cortocircuitada transparencia
ejercí de medusa entre las aguas
para bombeo continuo
del aire respirado por el fuego gel.

Ego fui, y caí de la pared,
naciendo tablas de entre las vértebras
y ardiente Ángela de bares nocturnos,
en la copiosa maría fumada
con los ojos rojos por bombillas
y la mano sosteniendo un libro de Pessoa
como la llama del Zippo, trémula gelatina,
abriendo la cremallera
de un pantalón infierno.

Y qué hace
en este buzón océano
envuelta en papeles publicitarios.

¿Qué hace?

Subir al cielo piso de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario