domingo, 11 de octubre de 2015

Abadejo.

Una palabra escrita a veces es un claraboya,
como una mano altruista
que acaricia desde la distancia.
Si fuera un mar le diría mece,
si fuera un pez,
exclamaría nada.

Entonces continúe,
no demore
que lleguen antes de la hora
Porque las redes que pescan
las sílabas en el amanecer de neblina
en las islas dan costumbre
a los días con más vatios de sol.
Si fuera el mar.
Si fuera un pez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario