domingo, 13 de septiembre de 2015

Torrent Gros.

Nací a la vera de un torrente
por eso en mi rodilla derecha
tengo la cicatriz de los guijarros.

La mandrágora vestía de simiente mi pelo
que siempre junto a los cardos
fueron mis flores favoritas.

La noche me daba miedo
y la miel en tregua con la leche
de manos de mi abuela
fueron el sabor que se quedó hospedado
entre la faringe y una traquea
que no sabía pedir abrazos.

Nací al borde salvaje
de la naturaleza, los ríos son para los poetas,
los niños nadan peces en los vertidos residuales,
será por ello
que veo estrellas en las arañas
y que mis gatos me voltean como si fuese una bruja de piedra.

Soy torrente, esa es mi cuna.
Seca y angosta,
arrastra ramas y colchones viejos.

Seré cúmulo de rocas y hierbajos
que ni sirven para curar un catarro.

Pero, protege de ti,
que si la lluvia arremete
puedo perdonar la vida al náufrago.

Nací, en lo que hoy es un centro comercial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario