sábado, 12 de septiembre de 2015

La estrella del mar.

I

Tres estrellas negras
guían mi camino.

II

En una sartén el pescado
se cuece lento,
aunque la humareda sea rápida
en salir de su vientre.

La cocina se convierte en un bazar
con el olor de bahía,
y un gato, con el pecho de mancha de nieve,
se relame
y empieza a ser saltimbanqui.

Cuando la nostalgia
se cobija en la tripa, 
de agua bendecida dos marinos
como tortugas que buscan el mar
en una silla sobre arena vitrificada.
Pienso en el instante
del ruido de cuchara 
caída en el suelo.

III

Que ambos habitamos
en nuestra propia barriga 
de cetáceo.

Comiendo a olas
nuestros anhelos..


No hay comentarios:

Publicar un comentario