jueves, 27 de agosto de 2015

Ricky Vikingo.

I

Rindo homenaje,
levanto la copa
por cada una de sus
conquistas,

cortadas por la misma guillotina.

Ya no sé si
éramos así,
o él,
nos ha convertido en compota
de Valquirias.

II

Recuerdo mi negación,
no deseaba
pertenecer a la sombra de su alón, no quería,
me enfurecía rabiosa,
chillaba entre las coles,
rompía vajillas,
pinté calaveras
por las calles sin alumbrado.

Recuerdo como a una hora,
que no consigo recordar cual,
decidí subir 
a la nave.

¡Una más!

Qué lástima de intelecto,
tú que eres, dama de piedra,
del poder que sean ellos
los circuncidados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario