viernes, 5 de junio de 2015

La revelación running.

Una carrera de relevo.

Cuando le tocó a usted,
clarinete,
alivié sus pies cansados,
hidraté con mis manos sus dudas
y curé el camino de las heridas baches.

Una carrera de relevo.

Y con mi turno
afronté la peor parte de la montaña,
me había llenado de piedras la boca;
y la cantimplora seca no cantaba
con las ranas dormidas
en su recorrido.

Esto es una carrera de relevo
y no ha jugado limpio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario