lunes, 18 de mayo de 2015

Viaje al pasado.

Las coincidencias de la vida
y mi copiloto de viaje en el tren,
es una pecosa de trenza,
la cual, calculo unos diez años.

Lleva una libreta menuda,
salpicada de estrellas; con dibujos
de un corazón libre (pues, no se cierra
en su cima invertida); y una bici
con un cuadro más grande que sus ruedas.

Palabras mariposas y letras anarquistas.

Me observa, la pequeña gala,
y al ver, que también, dispongo
de una agenda y un libro
con números en sus esquinas,
sonríe tímida.

La prueba irrefutable,
de nuestra conexión,
fue con la aparición 
del Principito de dentro de su mochila;
mientras iba bebiendo agua
y se rascaba la mejilla.

Esa niña se parece a mí,
en todas las constelaciones,
calca cola sin gas,
y tapetes de topos
por los posos de los vasos de fiesta.

La pequeña niña
y la mujer diplodocus.

Poema escrito en Sevilla.







No hay comentarios:

Publicar un comentario