jueves, 21 de mayo de 2015

Out

En un taburete
una es la pata invertida
hacia el techo,
de no saber ánade quién o qué es lo que está aposentado,
si el cuerpo atrípedo
o la espera vestida de silla.

Ser un galgo
famélico,
las ratas recién nacidas en una cloaca persa,
el gusano gangrenado
entre el pico.

Un mueble.
Esperando el ácaro
y la suavidad de la microfibra.


Dos vidas.
Cabalgada
en medio de un salón,
mientras se oye la tormenta
de las crías que esperan la madre cucaracha naturaleza
muerta por la escoba verde.

Tengo ganas de correr,
lejos agórica despelucada atravesando paredes
y chillar rompiendo la torre:
pero, la marea
viste de tiempo franela,
y será alcanzada
en mi espera
por los barrizales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario