domingo, 24 de mayo de 2015

La pesada y el egoísta.

I

El agua 
ha cubierto la piel del jueves
que prendió a viernes.

Llevando la tregua de un régimen estricto.

Para qué saciar
a la poderosa Afrodita.

Para qué encender un cigarro
frente al hombre de la traqueotomía
tras la moneda de plata.

II

Si solo desea el favor,
sepa que las lanas las tricoto
en bufanda sin retorno otoñal.

Odio pertenecer al club del aro vagina.

Soy libre, suelte amarras
y déjeme flotar
sin rumbo
en mi feliz bañera.

2 comentarios:

  1. Tempus fugit.
    Somos polvo y al polvo volvemos.
    La vida pasa.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón pero sigo creyendo Julito, en el polvo enamorado del soneto.

    ResponderEliminar