viernes, 1 de mayo de 2015

La pena.

Mientras una tarrina de helado
colme la esperanza
y descubrir cada atardecer
como una revelación
del cosmos.

Mientras pasee por la calle
y los niños que juegan
me estiren las muecas
en el acto con-sideral de una sonrisa.

Mientras cada noche
piense en el peso de cada uno de mis hijos nacidos
y no nacidos
en cubetas que fueron a parar a deshecho de material quirúrgico.

Mientras esté con vosotros
y siga mi lanza en alto.

No está todo perdido
y me hallo a salvo del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario