miércoles, 13 de mayo de 2015

El norte.

Melilla, amanecía
con el rezo del imán,
pato migratorio de la historia.

Y yo, seducida abiertamente
a sus proposiciones infieles,
absorbía cada una de sus aduanas.

Era tan peculiar,
observar el paso de los sefardíes
armados de sombreros
y rizos asombrados entre patillas
y siete gafas de cristal montado.

Que en ese entremés
de cultura aprendí a bregar
con el genoma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario