sábado, 16 de mayo de 2015

Demagogias de las mías...

Hablando a una pared sentada en una banqueta
con una chaquetita y un cuenco endulzado de teka.

Cojo el metro,
mido paredes
y preparando una sopa de letrillas
y canción sin pirata, hablo sola.

Hablo tenia solitaria, como el embudo
que expulsa del paraíso, el agua
dentro de la botella estómago,
y la rellena de este poema de la química.

Acaso, la consonante "h" y el número dos y la vocal "o".
No es la poesía cotidiana,
juntar, pegar, adherir,
una conversión milagrosa.

Quiero dar las gracias
a mis profesores de ciencias,
por educar el razonamiento
de la palabra.

H O
  2

H O
  2  2

Usted escribe fórmulas.
Yo leo poesía.

No se moleste, en contestar
a la mujer de tricot
y tisanas citronellas.

                                                    Poema escrito en Sevilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario