sábado, 23 de mayo de 2015

Acuba.

La hechicera Lucrecia,
con su puro en mano,
lanzó los huesos de pollo
encima de la arena.

Y le relató a la mujer luna:

-Bucanera de sus designios,
ese hombre de báculo pitón,
y gesto de zahorí.

Te llevará a la muerte.

Lo he visto escrito
en la danza ósea crepuscular.

Lo sé mama Lucrecia,
cada día lo leo a través de mi piel.

2 comentarios: