sábado, 18 de abril de 2015

La lengua de las mariposas.

Una vez un hombre dijo 
que era una mujer
de las que dejaba marca,
marcapáginas,
marcapasos,
mar cante,
marcadillo,
era una mujer
que por lo visto marca bala yugular
mientras estiraba sus brazos
y las heridas resplandecían
en platos giratorios
de bares de medianoche.

Mira, mujer, marca costra,
cicatrizante fenecida;
lo que has hecho en cada uno de mis vértices,
llevo tus letras clavadas.

Una mujer, como tú.
Marca.

Mientras se desangraba
no entendí nunca 

su significado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario