viernes, 24 de abril de 2015

Inmadequé

Porque un poeta puede ser
sexo
y un borracho no ser un poeta,
y platicar ambos con la verdad.

Vamos dando palos de ciego
en la orna-mentalidad de buscar el Grial
a base de rimas,
imágenes contundentes
como si en realidad fuésemos cámaras de televisión
con la foto movida
desenfocado el título del libro.

Aprieto fuerte mis senos,
mientras aún reste la gravedad absoluta.
Río ante la barbarie
y callo como una calle sin nombre ni puta con farola,
nos repugna el porno,
las bocas del mismo género,
coleccionamos imágenes de guerra
como vestidos de fiestas lejanas
y resoplamos por la suerte de no vivir en un zulo
con los cuellos de las camisas a las cadenas del consuma y vencerás.

Pero, no nos abochornamos ante los cuerpos decapitados,
la sangre que pinta manos,
y los desahucios arrastrando niños con calcetines de rayas.

Palestina llena de gracia, somos el continente en decadencia,
por delante del vecino de barril y estrellas fugaces.

Los nuevos conquistadores fabrican ordenadores en Tokio,
tienen armas coreadas, vacas sacras
y  cotizan en alza en la bolsa.

Somos los cretinos de las viejas glorias pasadas.

Asia es el futuro.

Pese lo que pese a quién tenga que pesar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario