sábado, 21 de marzo de 2015

Empezar de nuevo.

Nunca detendré
la boya que brota de tu boca.

No perjures más,
que no sientes ni esperanza
que obstruya tu poro
bendecido.

Esta metástasis
que roe por dentro
y tú aún dudas de mi fidelidad
consumada.

Eres feliz con otra persona,
y por ello, es dichosa doblemente
la lágrima que cae
no por la distancia de los continentes.

Sólo
es
que 
l
l
u
e
v
e
mi hígado
tu nombre: .....



No hay comentarios:

Publicar un comentario