sábado, 7 de febrero de 2015

Las hijas de la nómada.

Nacieron palmeras
y en mi destierro
no hay día que no las haya bendecido
en cada dátil que he llorado,
por eso vivo sola con un gato,
y tengo habitaciones amuebladas con sus fantasías,
las mismas, que no acompañaron sus sueños,
los cuentos infantiles de una oca
que no fui yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario