lunes, 9 de febrero de 2015

Atenea fly

Aeropuerto, vieja hospedería quijotesca
para los luchadores de molinillos de pimienta.

Arropa al cansancio a partes iguales
políticos y poetas, a la muerte segura,
pues, viajamos en el mismo féretro
de Alasegopower.

No quisiera, ser esta hiedra,

ni la palmera copia, ni esta enredadera
con coto de casa,
metidas en lujosas jardineras
con dispensadores de agua, clorificada bautismal.

Mala hierba.
Mala hierba.
Eres mala hierba escupen los reflejos,
que sirve de purga
a los estómagos bodegas.

Busco el banco
que mejor ampare,
hay en cada terminal
el que más cuerpos ha sopesado
y emana el calor de las despedidas.

En el banco, escribo, este poema,
mientras los gorriones vuelan dentro
de esta nave de Star Trek,
gorriones que mueren sin habitar el cielo.

Observo los vagabundos
que moran en Son Sant Joan, ellos
no llevan la alegría del pájaro,
cinematográfica maldita manera de distorsionar
el dolor de las personas.

Mente, monte,manto, menta, monta, monto,
en esta aerofagiaportuaria,
UNA MANTA y un banco.

¿Qué diablos ocurre con la transición?

¿De qué te quejas, del desamor o de la pérdida de firmeza?

En las noches palmesanas
los hombres son gatos
arropados para ahuyentar
el frío raticida.

En el aeropuerto,
en el banco,
en el aseo llorando miseria...

Un caldo de pollo puede salvar más vidas
que este ramero desfibrilador cardíaco.

                                                                                            No olviden 

                                                                                            sus pertenencias
                                                                                            en el control
                                                                                            de seguridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario