martes, 18 de noviembre de 2014

Sanitario

                                                         Si te portas bien..., te compraré un Rolex de oro
                                                                   con esfera de diamantes. 
                                                    

Hay campos de concentración 
con cortinas de baño con flores,
golpes en la espalda y pómulos
que son paisajes de cirros,
de cúmulos verde-azulados
anunciación de borrascas.

Para aliviar el padecimiento de la bañera,
a ella le duelen los grifos,
la cadena del tapón que obstruye el penal,
el jabón en frascos bonitos que asean sudoríparas.

Hay días y noches.

Que se reunen los traumas
dentro del baño

y el espejo escribe
sobre el vaho.

2 comentarios:

  1. Se nota al leer estos poemas que los escribes desde el corazón, sigue así y así podremos seguir leyéndote durante mucho tiempo .

    ResponderEliminar
  2. no sé si los escribo desde el corazón, las vivencias también marcan.

    ResponderEliminar