miércoles, 10 de septiembre de 2014

Iluisas.

Yo sólo entiendo del corazón con sus pulsos abiertos de las lumbres que eran noches cuervo con cuerdas que ataban mi fisura en cada pliegue de ida por saber del idioma de los que fueron amados y atados a un mástil a la deriva cuando me abandonó su imagen tras la niebla de los días y aviones. Muchos aviones.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario