domingo, 21 de septiembre de 2014

Bar y edades

Si por casualidad,
naciera de nuevo
y en el proceso de selección
pudiera escoger

Entre un león y un cordero.

Sin duda, el rey de la selva
sería el elegido.

Si pudiera volver a nacer
en otro ser vivo reencarnado.

Entre la mariposa y el león.

No quepa la duda.

Sería Butterfly.


II

De vez en cuando. 

Sólo. 

De vez,
en cuando.

Sale tímida
de su escondrijo.

Así es ella.

Precavida y muda.
Mi amiga.

La lágrima.

Re
construcción.

III

Ay Ofelia
sal del barrizal,
peina tus pestañas
y recoloca las estanterías
de tus ideas.

Allí afuera un bus
con billete a Plutarco
y cien tazas de café
que van a ser besadas
en alguna tarde Mayo.

IV

En mi infancia siempre fui surrealista
mientras las niñas
unían las bocas amorfas
de Barbie y Kent.

Cortaba con ahínco peluches
y muñecos articulados.

Mis compañeros de juegos,
las farolas y las nubes
susurraban corrientes:

-A ella, le gusta la mitología.

V

Contra el agujero
de estómago
cinco vasos de agua
y una cucharada de sal.

Y tengo mi pequeño mar
dentro de las entrañas.

Luego bailo
para alejar las penas

notando las olas
que sacan un cuerpo
desde el arrecife

Canto de sirena trasnochada.

¡A vivir, qué son palabras!

3 comentarios: