jueves, 28 de agosto de 2014

Sabadell Informa.


Siempre busco mujeres,
que me despeinen,
sabotéen mis sentidos,
tosan clamor hiperexcesivo del tiempo viven,
besen el tronco de un árbol enjuto, ú abarquen en abrazo, seres humanos,
a los que saborear, aplaudir, compartir letra,
alterarse en sus líneas del rostro,
la proyección de unos ojos,
la letra melancólica del poema,
las manos arrugadas de la guerra, ésta donde hartos de tanto hay,
de todo, podrida la virtud del yo, sustituidas las emociones,
por el táctil los dedos sobre lcd, metamorfoseando el ven, pero no cabes ya, el vientre plano de mil imágenes, que escupen las máquinas infernales, la autodestrucción del yo, epíteto alto, por el paria absorbente.

Lluísa Lladó, flor de Arrayán.
Árbol del amor.

Siempre busco mujeres,
que destruyen el hastío del vaso lleno de mediocridad, para hacerlo agua de sinceridad afectuosa, emulsión haga aparte, la no existe, de pura especulación el hoy,
en casi ninguna sonrisa,
salvo, por fortuna, algunas...

Mi Lluísa Lladó,
Flor de Arrayán.
Un mar, que viene, tras otro...
Te quiero mucho hermana pirata.
La doble Ll,
Lluisa Lladó,

Poeta de contrapelo,
fiebre en el vértice,
caricia en el ombligo.

Alonso de Santa Inés;
24 julio 2014.
Gracias,
— con Lluïsa Lladó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario