lunes, 28 de julio de 2014

RyJ.

Desconozco
la medida de los elementos,
el olor del frasco cerrado,
la amnesia.

El soportar cada luz
una noche que descose
y hace nidos de pena,
si así es vivir para morir de amor,
una que es soldado se acostumbra
a dormir del lado de su decisión.

Más ausente
que narcotizada
huyo al encuentro de la sepultura
para que usted después de la afrenta
piense que soy entierro.

Beba brebaje de amianto
y desfallezca en lirios
y en charco después de ola.

Para renunciar al aire.

Despertar del letargo
y al verle relegado a los osos polares y los esquimales
yo perezco como un pedazo hielo
en una eslora de barco.

Morar
lejos de ti.

Desvivir
cómo si estuviera muerta
por el veneno.

Es la separación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario