domingo, 27 de julio de 2014

Seís-mos

I

Subió a la azotea más alta.
y alertó al vecindario con gritos.

-¿Qué le pasa a esta mujer
que presa de la locura se halla?

-.Recita poesía.

-¿De quién?

-.De la gente.

II



De qué sirve la poesía 
que es como una flor
guardada entre páginas,

seca y sin aroma.

Más que para adornar libros.

Pintemos muros,

abramos puertas.

III

Y separados por dos gotas
descubrimos
la indivisibilidad del mercurio.

IV


Te he lanzado una cuerda
luego he estirado los brazos,
medio cuerpo,
estoy a punto de caer desde el terraplén
v
e
r
s
o
s
hasta tu boca.

V

Su cara era de uva
luego vino la verdad
que los tapones no cerraban 
que los grifos se oxidan
que no te quería lo suficiente.

Te quedaste macerado.

Y te convertiste en pasa.

VI

Pato y pata.

¿Qué fue de ellos?

El pato a la naranja
y la pata se convirtió en cisne.

















6 comentarios:

  1. "Pintemos muros/ abramos puertas" ... qué versos tan porveniristas, tus seismos Lluïsa llenan el mundo de color y fiesta

    ResponderEliminar
  2. no debiera permitirse tanta hermosura concentrada de un sólo tirón...
    Una se va sobresaltando, más y más
    verso tras verso. En serio, Lluïsa ¡¡es precioso!!
    Con tu permiso comparto con un amigo, que no sé si conoces
    "Cysco Muñoz" para sus versos de pizarra, tus versos:

    "Más que para adornar libros.

    Pintemos muros,

    abramos puertas."

    Besos voladores, linda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Mayde que sé quién es. Y de eso se trata la poesía debe tener apertura. Un beso muy grande fue un placer conocerte en Mallorca.

      Eliminar
  3. Pues según como se mire siempre es superior transcender en plan gourmet tipo a la naranja que en plan sofisticado a lo cisne.
    Seis veces gracioso y entretenido.

    ResponderEliminar