martes, 17 de junio de 2014

Sobras y restos.

Nadie
tiene la obligación
de asumir mis errores.

Nadie
para barrer
las migas
de un sustento,
amasado y roto con las manos

y corrompido
por el aire.

Nadie.

Los gorriones
se las comen
y una recuerda
la nadie.

Con sus rarezas.

Lluïsa Lladó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario