martes, 17 de junio de 2014

Hostal es.

Dos cuerpos  desnudos
en un hotel de mala muerte,

una  toalla mullida
y la invalidez de tu miembro viril.

Estoy envuelta
y una caracola
vorágine bruno vello
corto.

En el sopor dominical
de tarde de fútbol.

Vomita tu subconsciente
que si tuviéramos dinero
me  lo harías a pelo.

Maldito pareado
de segunda división.

No te quiero.

La libido
a la altura de una hormiga.

Y mis oídos fueron sordos
a tu homosexualidad
reprimida.

Deja de adorar
mis tetas
como si fuesen tuyas.

4 comentarios: