viernes, 20 de junio de 2014

Alas de mariposa.

Señoría
que creas una hoguera
de vocales y consonantes
con la capacidad
de un cúbico de poema.

M u r c i e l a g o.

II

Si la mayoría

habla de gorriones

tuve que nacer y ser mal parida
para versar de un cuervo.

Me gusta,
zafio al brillo caudal
ensortija en ramos
mi anillo de pedida.

Para qué tanto gorrón acelerado,
trino galópagos
y este corazón trinchado
en el expositor de una carnicería.

A cuervo, a cuervo, a cuervo,
soy dama de noche,

de aguas fecales son lagos
y las tuberías
los canales arterias
que conducen la fluidez
a la cascada del M a r c i e l o g o.

III

Gorriones y mariposas.

De ellas
me gusta su filosofía
de botella de Coca Cola,
beber como si fuese el último día.

Las polillas,
el patito feo del baile.

Con las únicas alas
de hojas de diario
metidas en jaulas
bajo la podredumbre de las aves.

Y la chispa de la Visa.

No, no puedes comprar
la inmortalidad
pero, para que exprimir este cítrico lamento.

Ven,
ven,
ven
nunca nos dio miedo la obscuridad
de la pantalla de un ordenador
apagada:

Morts-mortis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario