viernes, 9 de mayo de 2014

LENGUAJES DISTINTOS O LO HABITUAL ERA EXCEPCIÓN.

Aparentemente todo ha terminado,
como esas series pésimas
que suspenden por baja autoestima.

Tal vez ni siquiera
hubo inicio, en ese rulo de noches
y ratos sin anudar, donde luego en público
se desvanecían.

Pregunto a veces a mi sombra,
donde hubo la erosión grave
para que dos continentes se fraguaran.

Fui yo, que no entendí lo subliminal
del morse acaecido en el grifo de la ducha.

Dar, dormir, regalar sonrisa, vestir de aves todas las cortinas,
acariciar pelaje, subir al peldaño de su cadera
para ver siete soles sobre la cornisa.

Beber de sus yemas,
sorber la poesía de su turca barbilla,
abrazos, abrazos, abrazos
como olas en  un tanque de piscina temática,
abrazos, abrazos, abrazos,
se desvanecen en pantanos que es a mar por las nubes.

Cómo olvidar,
yo no puedo, (¿Dónde está el río Leteo?)
me conformo con la melodía de todos los microondas
que abren el baile,
el subir cuestas que conducen a museos,
en sentarme sobre alforjas
que no despeguen mis pies de la tierra encolada
y  por la avenida desnuda gritar su nombre,
gritar su nombre,
gritar.

Hasta que mi último son de aire
muera en tu boca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario