domingo, 27 de abril de 2014

MISTERIOS JANEIRO

La señora equis mora su feudal
en una balance,
contabilidad
de todo el patrimonio
quemado a lo bonzo.

Sabed la causa.

Fue por amor.


II

La Incógnita sólo plañe
las propiedades extraviadas por fe,
no para de crear ordenanzas
de la casa, del auto,
de los zapatos a juego con las bragas,
de los kilos de más instalados
en mi figura,
por el desgaste
pero también por una paz interna
que ya no corroe como lejía
en las juntas de los urinarios públicos.

No me importa Dama de Hierro
que las tibias no vean la luz,
nadie me aguarda
en la final de ninguna Top Dance.

Paso de ser
sílfide,
de escuchar el martilleo
que si fuese radiofónico
pensaría que voy a desfallecer por obesidad mórbida.

Ay si no te hubieras divorciado
serías la reina
del patio de los restaurantes de lujo,
llevarías trajes máscaros,
podría incluso el bótox ser tu mejor amigo.

Ay si no nos hubieras salido mar-rana.

Sabed no tendría
ni chalet,
ni descaportable,
ni senos empeñados.

No tendría prestigio familiar
ni apellido rancio.

Sabed.

Estaría muerta.

Pero esa última parte usted no la quiere escuchar.

No le conviene.

 

1 comentario:

  1. Lluïsa. estupenda reflexión automática prendida de sinceridad y sarcasmo interceptando la hipocresía social del espectáculo de masas en los cuentos de hadas-celebrities

    ResponderEliminar