martes, 1 de abril de 2014

LA FINAL

Desde el accidente
el tema
está vetado.

No se habla
ni se menciona.

Secuelas
de que nadie es como antes
de terminar en una silla de cuatro patas.

Él, usa de pretexto
la falta de destreza oral
que no es hipocampo
de las letras marinas
de estas pequeñas playas
de gel.

Lamentar la escasez de su inteligencia
pernoctada con la sabiduría:

De Séneca.
De Ovidio.
De Heráclito.
De Platón.
De Aristóteles.

Y no percibes
que soy yo 
la que no es suficiente buena para ti.

Fe.

Desde el accidente
nuestros cuerpos
ya jamás se han encontrado.
Y en la lista de desparecidos
vivo con la metralla
de una estructura de coche.

Que jamás, jamás, nunca más seremos amantes.
Lo acato.

Te acuerdas como era todo 
antes del suceso trágico.
No puedo
tengo amnesia
y no logro salir de los amasijos.

Llevo la necrosis trasplantadas de unas manos
que obligan a escribir
hasta acabar en un taller biónico.

Mientras tanto con tu destreza
y mis lunas rotas
hagamos semejantes
un viaje a la rehabilitación.

Nunca tuve un fiel vasallo como tú.
Nombre de Príncipe.
Amigo Sancho,

No hay comentarios:

Publicar un comentario