martes, 1 de abril de 2014

BITÁCORA VIAJE A BARCELONA I

I

La amé condal

hasta la locura
y él lo asume

con la monotonía

del homo mitad león,
de untar tostadas de mantequilla,

de colocar una flor

en la uve auditiva
y besar be barbilla
como succionando
agua perdida
de un tubo roto.

Hasta que...

Un camión de alta vellosidad
con ruedas de molinos,
embiste taurino,
nos arrolló turquesas
en ese auto de choque.

"La danza 

frente a los ojos del Minotauro
es cortejo de muerte"

Una chapa amoratada

prensando dos cuerpos
que despedazados
salpicaron llantos,
camino,
las hierbas púbicas de los arcenes.
La cabeza 
destronada   
                    rodando   alarido
                                                 sin respuesta.

Con brazos devorados

por el vehículo Troyano.

             II


Descuartizada

por la hoja metálica
sólo quedó una sombra
pegada al pecho
de mi compañero.

          III


Tal vez, nos arrollaron como juncos

en un torrente de Mayo.
Fuimos tragados por el oleaje dragón.

Lo amé, hasta descubrir 

la malicia
de lamer dedos embadurnados
de confitura ácida.

¿Para qué desear un cuerpo incompleto?


Otra víctima de su índice 

de la siniestralidad.

Sí, amé a esa ciudad Barcelona

pero Madrid,
me pervirtió
contra el aparador.

   IV


Mi cuerpo

es un armadura
de trozos de repudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario