martes, 29 de abril de 2014

BITÁCORA DE MALLORCA I


Ahora que estoy fuera de tu cuerpo
puedo atreverme a hablar de la partida.

Ese olor que para muchos nauseabundo,
me calma,
es la descomposición de las algas.

Que fétido
se entremezcla con el queroseno,
esa es mi bolsa amniótica.

Mi tierra Islandia.

Conviven botellas de plástico
con las de oxígeno.

Pero yo...La quiero así:
Puta,
encendida por antorchas
de centros comerciales
que centellean las noches portuarias.

La deseo porque forma parte de mi raza,
ese diagrama
de explotar hasta el más mísero
grano de arena.

Aquí todo tiene precio.

Menos yo, por eso me marcho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario