lunes, 24 de marzo de 2014

CARNE O PESCADO.

Fuga de gas
en el supermercado.
con una cola impertinente
frente a una constelación de embutidos,
olfateas las grasas pecosas, pecados de Cuaresma.

Resignada levanto las cejas
en busca del ballenato
y las glándulas salivares
inician el cortejo frente al carpaccio.

Mis manos 
al corazón aproximan
un paquete de salmón,

mientras la megafonía del Mercadonna
es interrumpida
por el rayo de tu garganta.

-No, eso no, es caro,
una tontería, como te puede gustar esto...

A mí, me gusta el pescado crudo
y cuando los huesos crujen dentro de tu mandíbula
haces honor al estigma carnívoro
generando máscaras de espanto.

Si tuviésemos hijos que serían: felican, minipérrono,
gatiformes, o simplemente nunca vayamos a tenerlos
ante la cópula inviable..

Perro y gato así estamos todo el día,
con una incompatibilidad
de hasta treinta productos en el cesto de la compra,
por eso lo mejor es que tú te quedes con tus manías
y yo con mis trastos.

Hoy desgusté melosa
las trinchas noruegas
siendo mi boca un edén de marismas. 

Supongo que tu roías el pollo
en tu madriguera.

Qué gran verdad
que en la comida
hay mucho de sexo.




2 comentarios:

  1. Poderoso, como siempre. Se te echó mucho de menos en Segovia, aunque mi tocayo te representó a gran nivel.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Amando, recién llegada hoy de Madrid. Por boca de varias personas sé que se notó mi ausencia, y es de agradecer. Estuve con María Sangüesa y Rául Morales Góngora los cuales disfrutaron del recital y su compañía. Estoy muy agradecida por Amando Carabias y Norberto. La semana que viene me toca Barcelona. No paro de viajar. Y eso me dificulta el poder escribir.

      Eliminar