martes, 4 de febrero de 2014

TIEMPOS COMPUESTOS.

I

La vida en ocasiones
se reduce
a dos verbos de la misma terminación,

dos gatos unidos por la misma cola, 

extraña conjetura del siamés.

Infinitivos de manualidades más turbatorias:

cortar y pegar.

II

La salvación 
del vacío
es la ansia
de un sueño
con un "no".


III

Tan sencillo que quizás
estemos en un globo
donde todo vale dinero
con verbos copulativos,
con la preferencia transexual
de tener apetito ninfómano
a los participios.

Tocado,
herido
y hundido.

IV
                                          Había     
      una
      vez
  un barquito chiquitito,
       que no podía 
           navegar...                    Lluïsa LLadó.

2 comentarios:

  1. Cortar y pegar, posiblemente. Aunque también hay quien se queda en ese tránsito, ese espacio vacío donde está cortado e ignora aún dónde pegarse.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  2. Tu agudeza visual me levanta admiración, que no ampollas. Gracias Amando y bienvenido, de nuevo, al Club Sushi Cor.

    ResponderEliminar