martes, 14 de enero de 2014

SUEÑOS DE DALÍ

            I

    La historia de amor en el Brown
    con tres participantes,
    
     
    él,
     
    yo,

    y media botella de ginebra
    diluida en el tubo estomacal
    de mi cuerpo.



       II


Dos papagayos,
un loro y otro loro
con verborrea de desayuno
planificando mi existencia,

colocando 

horquillas a este flequillo,

dos ruedas a mis cadera para no perder el equilibrio,

los dos hombres 

que menos amo de la tierra

luchando con el diario y su dominical.


Mirando ambos la primitiva de una pipa
y yo cáscara encendida
a punto de propulsarlos 
con el botón rojo de mi mando acme.

Dónde habrá un circo
para semejantes psittaciformes,

servidora se va a cazar un león.

       III

Sólo te pido una cosa,

necesito ver el mar,
es preciso para la sanación de mi espíritu

y me enviaste por paquete postal
la foto de un charco.


    IV

La tienda había cerrado,
y con ligero empeño golpeé
la puerta acristalada,

salió un dependiente anciano
que apestaba a comida china,

generoso me preguntó
que deseaba a esas horas,

le respondí:

-Necesito una espada,
voy a cortar cabezas.

El hombre asombrado,
exclamó:

-Sólo son para samuráis
y tu estatura no soportará su envergadura,

-Usted,no se preocupe,que vuelo...

  V

Desconozco cuando empezó su misión,

el tiempo invertido

en crear el personaje

desde que lejanía estudió la danza,
el aleteo de la abejas de mis rosas,
para descubrir el sabor de mis tartas preferidas

para con dulzura
añadir en el culo de un bote de garbanzos vacío
un cartucho de besos,
unos polvos mágicos 
y un abrazo que como una alambrada 
estrangula mi cuello albo,

Él cerró la tapa
y allí dejó un miembro de alas
que se consumiera en mortaja de jalea.


   VI

Sabía que los retos me atraían
y dejó rastros de miel hacia su cama

todas las moscas se pegaban,
todas
menos una,

él,

mí.


    VII

Muerto el juguete
rota la rabia,

o algo así...

Pero,  tú no lees mis poemas de sueños de Dalí.




  


   

     
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario